¿Quién es Giannina Facio, la colaboradora más cercana de Ridley Scott?

Pues es una chica de la alta sociedad mundial que nació en 1955 en Costa Rica. Su padre, el millonario Gonzalo Facio, era diplomático y vivió con su familia muchos años en Guatemala. Pero la bella Giannina estaba destinada a entrar por la puerta grande en la jet set internacional, y vaya si lo hizo. Fue en la década de 1980 y revolucionó Marbella y Mónaco. Y la bomba estalló con el siguiente titular: “Giannina Facio, dinamita el matrimonio de Carolina de Mónaco”. Philippe Junot decía que era su secretaria, nadie le creyó y el escándalo fue mayúsculo cuando salieron publicadas las fotos de la pareja en las costas de Turquía. 

Giannina era lo más, dominaba cuatro idiomas, era lista, muy atractiva y lo mismo se la veía en las portadas de las revistas con Julio Iglesias, con el que vivió un muy publicitado idilio, que con el actor David Keith. Y entonces llegó el cine. Era tan famosa en la prensa rosa que había que aprovechar el momento. Su debut fue con Poppers (1984), una extraña película dirigida por el fotógrafo José María Castellví sobre un tipo llamado Santos que sale de prisión después de haber matado a su mejor amigo. Nada del otro mundo, pero lo mejor era el casting de secundarios: Agustín González, Conrado San Martín, Alfredo Mayo, Manuel de Blas y hasta José Luis de Vilallonga. Luego interpretó un pequeño papel, una modelo, en un episodio de la serie Corrupción en Miami. Fue en 1985 y se titulaba The Prodigal Son, donde también salían Kevin Anderson, Luis Guzmán y Pam Grier y hasta 16 intérpretes que recibieron créditos de “estrellas invitadas”. Fue el primer episodio de la segunda temporada y lo dirigió Paul Michael Glaser. 

Pero Giannina no pasó del cine de serie B, tanto en Italia (donde intervino en un horror titulado Delta Force Commando 2) como en España. Y entonces conoció a Ridley Scott, el hombre de su vida con el que terminaría casándose en 2015. Era el tercer matrimonio del director, 18 años mayor que ella. 

Lo bueno de todo esto es que Giannina se convierte en la colaboradora, confidente y socia de su marido en todas sus producciones. En la primera película juntos, Gladiator (2000), ella interpreta a la esposa de Maximus (Russell Crowe), un pequeño cameo que pasa a ser marca de fábrica. Si Hitchcock salía brevemente en sus películas, en las de Ridley Scott a quien hay que buscar es a Giannina. En Hannibal (2001) la podemos ver como una experta en huellas dactilares que trabaja para Mason Verger (Gary Oldman). En Black Hawk Derribado (2001) está en Estados Unidos y recibe una llamada de su marido marine (Johnny Strong) desde Mogadiscio. En Los impostores (2003) es una cajera de banco. En El reino de los cielos (2005) sale como la hermana de Saladin (Ghassan Massoud). En Un buen año (2006) es la maitre de un restaurante y en Red de mentiras (2008) es otra vez la mujer de Russell Crowe, que interpreta el papel de Ed Hoffman, un manipulador agente de la CIA. En Robin Hood (2010) es una dama de honor que sale por ahí como de paso y en Prometheus (2012) aparece como la madre de la protagonista Noomi Rapace. Uno de los cameos más destacados es el que Giannina hace en la excelente El consejero (2013). Michael Fassbender está cada vez más acorralado por los poderosos narcos y entonces una elegante señora que está tomando algo en una barra de un bar le presta su teléfono móvil para llamar sin ser localizado. Gracias Giannina. 

En Exodus: Dioses y reyes (2014) es la hermana de Jethro (Kevork Malikyan), el suegro de Moises (Christian Bale) y padre de Zipporah (María Valverde). El último cameo de Giannina en una de Ridley Scott ha sido en Todo el dinero del mundo (2017), como una secretaria, pero la colaboración al lado de su marido no termina ahí. En La casa Gucci (2021) participa nada menos que como productora. Aunque ya había desempeñado esa tarea en Los impostores, Tristán e Isolda (2006) y La verdad duele (2015), películas producidas por Scott Free Productions, la potente compañía que los hermanos Ridley y Tony Scott fundaron en 1984, la excelente La casa Gucci es su gran obra. Como reconoció Ridley Scott, Giannina fue la que le contó la historia de los Gucci y la que empezó a trabajar en el proyecto a partir del libro de Sara Gay. Las fotos de Giannina y Lady Gaga en la alfombra roja del preestreno en Londres no tienen desperdicio. 

Compartir noticia
To top