La casa gótica de la época victoriana y coches que cruzan el bosque iluminando los árboles desde atrás

Madison Mitchell tiene un amigo imaginario. Y eso, en una película de terror, no lleva a nada bueno. Regan MacNeil tenía uno, se llamaba Capitán Howdy y ya sabemos cómo acabó. Madison es la protagonista de Maligno (Malignant) (2021), la película de terror sobrenatural que James Wan rodó justo después de Aquaman (2018) y antes de Aquaman and the Lost Kingdom (2023).

Pero a Wan le va más el terror que los superheroes. Es el director de Saw (2004), Insidious (2010), Expediente Warren: The Conjuring (2013) y Expediente Warren: El Caso Endfield (2016), creador además del llamado Conjuring Universe (como el de Marvel pero con fantasmas) y actualmente uno de los hombres más influyentes y poderosos de Hollywood. Wan es australiano, tiene 45 años y está casado con Ingrid Bisu, una actriz rumana que aparece en las películas de su marido y en Maligno interpreta a una joven investigadora forense.  Esta chica acude a las escenas de los tremendos y sangrientos crímenes con una cazadora donde pone CSI. Y suspira por un detective que atiende al exótico nombre de Kekoa Shaw (George Young), un joven que es tan guapo que tampoco le quita los ojos de encima Sydney (Maddie Hasson), la hermana de Madison. Kekoa lleva el caso de unos sanguinarios asesinatos, todo apunta a un asesino en serie y alguien nombra al “carnicero de Milwaukee”, que no era otro que Jeffrey Dahmer, uno de los serial killers más infames de Estados. Dahmer está de moda en Netflix, donde se ha estrenado una serie de ficción producida por Ryan Murphy y un documental de varios capítulos dirigido por el experto en la materia Joe Berlinger.

Bisu y Wan tuvieron la idea de Maligno y se la contaron a la guionista Akela Cooper, una especialista en el género que ahora está preparando La Monja 2.

Stephen King se ha declarado fan de Maligno, un club al que también se ha apuntado Nicolas Cage.

Se nota que Cooper controla. En Maligno, además de un amigo imaginario, sale un hospital abandonado en medio de un bosque que sería el sueño de cualquier pandilla de verano. Wan también controla y en sus sueños, según ha confesado, suele aparecer “un lago, la casa gótica de la época victoriana y coches que cruzan el bosque iluminando los árboles desde atrás”. Y todo eso está en la película.

La casa donde Madison vive con su marido es lo más gótica posible, siempre rodeada de una extraña bruma, como en El exorcista (1974). La inglesa Annabelle Wallis (1984) interpreta a la morena Madison, aunque ella es rubia y está familiarizada con el Universo Conjuring porque fue la protagonista de la extraordinaria Annabelle (2014), producida por Wan. Wallis empezó en el cine con una pequeña aparición como novia del personaje de Mark Strong en Red de mentiras (Body of Lies) (2008), luego fue Janes Seymour, la tercera esposa de Enrique VIII, en la serie Los Tudor (2007-2010), y en 2017 participó en dos grandes superproducciones que debían haber hecho de ella una estrella, cosa que no ocurrió: El Rey Arturo de Guy Ritchie y La momia con Tom Cruise. Hicieron más por su carrera las series Peaky Blinders (2013-2019), Fleming (2014), sobre la vida del creador de James Bond donde ella interpretaba a Muriel Wright, la mujer que inspiró a todas las chicas Bond, y La voz más alta (The Loudest Voice) (2019), que trataba el mismo escándalo que Bombshell (2019), los abusos de las mujeres que trabajaban en Fox News por parte del jefe Roger Ailes. Si en esta película estaban Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie, en la serie salían Annabelle Wallis, Sienna Miller y Naomi Watts.

Maligno es una apuesta personal de Wan, que soñaba con hacer un slasher sobrenatural inspirado en el Giallo italiano y que recordase a sus primeros proyectos, como Silencio desde el mal (Dead Silence) (2007). “Hay en ella un montón de cosas que me han influenciado a lo largo de los años, creciendo, amando este tipo de películas, desde ciencia ficción hasta terror, thrillers psicológicos y películas de monstruos. La licuadora es mi cabeza, lo metes todo ahí y esto es lo que sale. Pero no se puede negar el hecho de que siempre he sido un gran admirador de las películas de terror italianas. Y sí, esta película tiene algo así como la estética de una película Giallo mezclada con cosas de Cronenberg”.

Dario Argento, David Cronenberg y añadiríamos a Brian De Palma. Lo importante es que Maligno es una película de terror que tiene la capacidad de sorprender. Y eso ya es mucho decir en un género tan dado a la repetición.

Maligno se puede ver en HBO Max

Compartir noticia
To top